Definición de Economía Colaborativa y tendencias

Definición de Economía Colaborativa y tendencias

Imagen de angel

Internet promueve y facilita la llamada “economía colaborativa”, que se define como el modelo por el que dos o más actores interactúan para compartir experiencias o satisfacer determinadas necesidades.

En Prodigia ampliamos esta difinición:

¿Qué es la Economía Colaborativa? Ángel Osuna Luque la define como un paradigma basado en 2 pilares:

1.- Poner en valor los activos personales de los usuarios particulares.

2.- Un sistema de rating de usuarios basado en la inteligencia colectiva (creada por la valoración conjunta de todos los usuarios). Permite otorgar un nivel de confianza a los usuarios aunque no los conozcamos aún.

También hace una clasificación en la Economía Colaborativa:

- Con lucro: en ella los usuarios generan lucro al poner en valor sus activos. Sería el caso de AirBnB o Uber, por ejemplo.

- Sin lucro o Justa: es aquella en la que los usuarios comparten gastos pero no generan lucro. Es el caso por ejemplo de Blablacar, CouchSurfing o SocialFood. Evita problemas legales al no crear competencia desleal.

ECONOMÍA COLABORATIVA

Análisis del entorno:

El dictamen de 2014 elaborado por la Unión Europea resume lo siguiente: “El consumo colaborativo representa la complementación ventajosa desde el punto de vista innovador, económico y ecológico de la economía de la producción por la economía del consumo. Además, supone una solución a la crisis económica y financiera”. En 2016 según la UE, España se sitúa en el puesto número 5 entre los Países con mayor potencial en economía colaborativa, gracias a que el 55 % de los españoles (según Nielsen) estaría dispuesto a compartir o alquilar bienes en un contexto de consumo colaborativo.

Forbes afirma que la economía colaborativa ha crecido un 25 % en 2015, alcanzando los 3.500 millones de dólares. 

Un estudio de PricewaterhouseCoopers recoge que el consumo colaborativo moverá alrededor de 300.000 millones de euros en 2025.

En España, señala Relendo (alquiler de productos entre personas cercanas geográficamente), el 53 % de los españoles estaría dispuesto a compartir su cesta, lo que nos convierte en un territorio especialmente atractivo para llevar a cabo el modelo colaborativo en el seno de la UE.

Las empresas de economía colaborativa con mayor número de usuarios en España son:

  • Blablacar con 2.5M usuarios.
  • Airbnb con 1.5M usuarios.
  • WazyPark para la búsqueda de aparcamiento, con 500.000 usuarios.
  • Amovens alquiler de coches entre particulares y compartir transporte en coche, con 500.000 usuarios.
  • Coachsurfing para compartir un sofá o habitación, con 150.000 usuarios.

En EEUU, según Jeremiah Owyang, fundador de Crowd Companies, "La participación en la economía colaborativa ha crecido un 25 % en el último año. Más de la mitad de los norteamericanos obtienen ahora productos y servicios el uno del otro, de igual a igual, en lugar de comprarlos a empresas establecidas".

El modelo está teniendo el éxito que se merece por la cantidad de valores que aporta, además del ahorro que supone. Estamos ante el nacimiento de una nueva forma de gastar nuestro dinero y, al mismo tiempo, de monetizar los activos particulares compartiendo gastos/amortización. 

Hay un antes y un después en el consumo en algunos sectores. Los usuarios dejan atrás los miedos gracias a un sistema de valoraciones muy bien definido que les trasmite gran confianza, ya sea a la hora de compartir vehículo o casa. Y ahora, ¿por qué no?, un plato lleno de experiencias como propone nuestra spin-off SocialFood. Así llega el turno en la gastronomía del Meal Sharing o el Social Dining. Sus orígenes podrían hallarse en el popular Couchsurfing, por el que viajeros de todo el mundo se ponen en contacto con anfitriones encantados de recibir visitas para hacer un intercambio cultural. Esta práctica, además de alojar a los viajeros en el sofá o en una cama de sobra (de forma gratuita), suele incluir la preparación de platos típicos del país que se visita (por parte del anfitrión), y así, llevar a cabo un enriquecedor intercambio cultural. 

De este modo se quiere hacer de la comida el centro de tertulias y veladas inolvidables entre personas de diversas procedencias que de otra manera no se hubieran conocido jamás, o entre vecinos que así se conocen y socializan. El funcionamiento es fácil. Basta con contactar con los denominados “Hosts o Chefs”, personas que se dan de alta en la red social para compartir almuerzo, cenas o brunches inolvidables en su casa.

Puedes leer nuestro post sobre Meal Sharing y Social Dining.

Comentarios

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.