Decía Cortázar en el prólogo de Rayuela: “este libro es muchos libros”. Luego daba una lista de números para explicar el orden en que debían leerse los capítulos. Esta novela no necesita instrucciones semejantes, sólo algunas  advertencias.

 

           Ante todo es una novela histórica que trata de reconstruir lo más fielmente posible la peripecia política y amorosa de don Juan Valera durante su embajada en el Washington de la Gilded Age. Pero al estar conectada a la red viva de Internet, se convierte en webnovela y, por tanto, en muchas novelas: en sentido literal, pues se encuentran bastantes de ellas bajo algunos enlaces y en sentido figurado, porque el lector puede fabricarse la suya propia, durante la navegación, arriesgándose en los recovecos de la teosofía, del bacarrat, de la ópera italiana…

 

          El lector queda invitado a elegir entre varias posibilidades:

 

         1) Leer cada capítulo sin atender a los links, navegándolos después. Esta vía es la más razonable, la lectura lineal tradicional.

 

          2) Leer e ir entrando en cada enlace a medida que vayan apareciendo. En esta variedad, si el link conduce a la foto de un personaje, por ejemplo, el lector debe mirarla y volver al texto sin hacer caso de los otros enlaces que puedan aparecer a su vez en esa página. No se profundiza en el laberinto por el momento. Esta lectura sería parecida a la de una novela profusamente ilustrada.

        

          3) Leer el texto, detenerse en cada link, conectar con todos los que aparezcan y perderse. Esta opción saca bruscamente de la historia pero puede desviar al lector hacia otra que le interese más. Si alguien pulsa el link Goya, pongamos por caso, puede pasarse toda la tarde enfrascado en la obra completa del pintor… Si lo hace en  Quijote, puede topar con su primera edición y leerlo tal como lo hicieron los primeros compradores del libro. Si alguien entra en pioneros, viajará varios días con Lewis y Clark descubriendo el Oeste… Esta forma más caótica, sin embargo, es, creo yo, la experiencia webnovela. Vuelves al viaje original después de haberte perdido en todos los meandros. O no vuelves. Ahí está el riesgo. En todo caso, si el lector no termina la obra, al menos habrá visto mundo.        

        

          Como no conozco otro intento de hacer esto y no puedo vislumbrar la reacción del lector, agradecería que éste utilizara mi correo electrónico o el foro de mi página en Cervantes Virtual para comunicar su experiencia.

 

                                                                                    

                                                                        Créditos

 

           El material que aparece en los enlaces, aunque se encuentra libremente  a disposición de cualquier navegante, cuenta con la autorización expresa de los propietarios de los derechos, cuando éstos no son de dominio público. Hay otros documentos tomados de libros citados por el autor. Los enlaces en minúscula dentro de cada página refieren, siempre que ha sido posible, a la fuente de donde procede el contenido que aparece en ella. El grabado de la portada tiene como autor a H.M. McVickar y se encuentra en el libro de Henry James, An international episode , NY, 1902. http://www.openlibrary.org/details/intlepisode00jamearch

 

 Origen de los archivos musicales

 

 

                                                          Recomendaciones técnicas

 

            Tener instalado Flash Player 8 de Macromedia y un reproductor de archivos musicales. Las páginas están hechas pensando en una resolución 800 por 600. Si el lector quiere ver las fotos en su tamaño completo, debe pulsar la tecla F11.

 

                                             

                                               Juan José Díez Ruíz

                                                  Septiembre 2005